Y… ¡¡llegó el momento de los bizcochones!!

¿Qué es una casa sin un bizcochón de vez en cuando? Ya sean caseros, semi caseros o prefabricados todos hemos tenido en algún momento de nuestras vidas un antojo de ataque sin control…

Los bizcochos, las magdalenas y la masa de croquetas recién hecha son de mis vicios que deben disfrutarse tibios… Me encanta estar en la cocina cuando mi madre saca un bizcocho del horno y decirle a modo de metralleta: “¿Cuándo lo vas a desmoldar? ¿Se puede comer yaaaa?” y así hasta provocarle una sonrisa… (cosa que pasa muy rápido, ains, más bonita ella…).
 
Eso si… reconozco que todas las madres y abuelas de este mundo tienen razón… ¡¡si no los dejas enfriar, te pueden sentar mal!! Sí, vale… me ha pasado… pero me da igual… me arriesgaré… (aunque cada vez como trozos más chicos de primeras… y me pego los atracones cuando están fríos del todo).
 
La base de cualquiera de estos bizcochones caseros es un humilde yogur. Me encanta saber que si hay uno en la nevera y con un par de ingredientes más… ¡¡tienes un super desayuno, merienda o picoteo dulce para matar al gusanillo!!
 
Cada uno tiene su truqui para que salga bien. Pero creo que la cosa está en batir bien los ingredientes y ponerle mucho cariño…
 
Uno de mis primeros encargos fue además un reto. Un bizcocho tradicional integral. Nunca lo había hecho y el único toque que le di fue un poco de ralladura de limón y de naranja y… por la respuesta que me dieron al preguntar qué tal estaba… ¡¡debió estar muy rico!! Tengo entendido que duró un visto y no visto.
 
Bizcocho Integral
 
Ingredientes:
  • 1 yogur natural azucarado.
  • 4 huevos “L”.
  • 1 medida del yogur de aceite de oliva suave.
  • 2 medidas del yogur de azúcar (blanca o morena).
  • 3 medidas del yogur de harina integral.
  • 2 sobres de levadura.
  • 1 chorrito de leche.
  • raspadura de limón y naranja.
Elaboración:
 
Encendemos el horno a 170º arriba y abajo.
 
Mezclamos muy bien todos los ingredientes en un bol hasta conseguir una mezcla homogénea.
 
Engrasamos con un poco de mantequilla un moldes y espolvoreamos un poco de harina para que no se pegue el bizcocho y se pueda desmoldar bien.
Vertemos la mezcla en el molde y se introduce en el horno a altura media unos 40 minutos.
 
Sacamos y dejamos enfriar bien antes de intentar desmoldar.
 
Y… a disfrutar.
 
Bizcocho integral aún sin desmoldar
 
Curiosidades de la receta: En vez de las raspaduras de cítricos, podemos cambiarlas por unos frutos secos como por ejemplo, unas nueces o unos pistachos.
 
Para hacer este bizcocho de cualquier otro sabor, simplemente se cambia el sabor del yogur y ¡listo!
Ahhh!!! Con los yogures de soja también salen deliciosos… Mmmmm. (casi diría yo que son mis favoritos).
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s