La nueva fiebre neoyorkina… ¡los CRONUTS!

Como sabéis, hace poco hice por primera segunda vez donuts (ejem, ayer los hice de nuevo). Me considero una gran fan de los donuts.

Hace muchos años tuve la suerte de visitar la fábrica de Santiago de Compostela y probar un donut de chocolate recién hecho… ¡¡lo recuerdo delicioso!! (pero los míos están aún mejores, lo siento Sres. de Panrico).
Otro de mis dulces favoritos (pero que dudo que haga artesanalmente algún día) son los croissants… Aunque el chocolate me apasiona, en dulces de confitería no suele gustarme demasiado, así que siempre he optado por esa opción ligera y deliciosa. Siempre he disfrutado comiéndolos desenrollando capas hasta quedarme con uno de los piquitos como guinda final.
Así que, cuando ayer un buen amigo me mandó un enlace a los Cronuts, casi me da un pasmo de la emoción.
 
Los cronuts son, según su creador el Chef Dominique Ansel, la unión perfecta entre un donut y un croissant. Están causando verdadero furor en su Bakery del Soho neoyorkino. Diariamente hay colas kilométricas para harcerse con una de las 200 piezas que diariamente salen a la venta.
 

Al parecer, la gente se atrinchera haciendo cola en la puerta de la Bakery desde las 7:00 am para hacerse con uno de ellos. Se venden “como rosquillas” y en minutos desaparecen de las vitrinas.

Actualmente, la producción es de 200 unidades diarias y tienen un gran inconveniente: su vida en buen estado es muy corta, unas seis horas. Eso hace que el precio de este pequeño dulce se dispare y sea de unos 5$ (4€ aprox.); un precio bastante elevado para el tamaño de este dulce.

Eso si, los afortunados que tengan el placer de degustarlos tendrán en sus manos un bocado de masa especial de cruasán que primero ha sido fermentada y después frita. “Para darles sabor”, cuentan en su web, “los cronuts se rebozan en azúcar, después se rellenan con un ganache de vainilla de Tahití, y se terminan con un glaseado de rosas y pétalos de esta flor cristalizados”
También está la versión (aparentemente) a “palo seco” la masa sin más.

En internet hay incluso videos de “cómo deben cortarse” y se están comparando como que serán los nuevos cupcakes en cuanto a la sensación y revolución que están causando.

Personalmente, no sé si serán los nuevos cupcakes y de aquí a unos años los tendremos por todos lados. Siendo como he dicho una apasionada de los donuts y los croissants, esta versión híbrida no me parece apetecible así de primeras (bonita y atractiva a la vista sí, que conste), pero por supuesto, si tuviera la oportunidad, los probaría (a novelera no me gana nadie y a curiosa en estos temas, ni los gatos).
El tema de freír una masa de croissant… me da mucho reparo. Es como las flores
 

Me gusta más verlas que comerlas porque me resultan demasiado aceitosas, aunque… cuando ocasionalmente, tengo la oportunidad de comprarlas, alguna siempre cae. ¡¡soy irremediable!!

Eso si, ¡¡amenazo con investigar más sobre los Cronuts!! Y… ¿quién sabe si al final compiten por un hueco en mi corazón contra mis amados cupcakes?
Espero que esta entrada un tanto atípica os haya gustado.
¡¡Hasta pronto!! 🙂

P.D: Las fotos son de The Hungry Mouse.com, Grubstreet.com, serturista.com y del Twitter de Dominique Ansel y el artículo de “El comidista” de El País.

 
Anuncios

3 comentarios en “La nueva fiebre neoyorkina… ¡los CRONUTS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s