Bollitos de leche I

¡Hola a todos! Esta receta se puede incluir tanto como dulce como salada… todo depende del relleno 😉

Así es como iba a empezar la receta, pero… Como no… He hecho de las mías y os lo voy a contar:

Hoy os traigo una receta que creo que a todos nos transporta a la infancia. Hace tiempo que los hice pero por alguna razón no subí la receta así que, prometo no subir una, sino dos recetas de bollitos de leche.

Esta primera receta que os pongo, me la pasó mi amiga Marina (de la que ya os hablé hace tiempo aquí)… viendo un poco la imagen que acompañaba el correo, descubrí que la había visto en el blog “La cocina de Consu“.

Próximamente pondré la que Xavier  Barriga incluye en su libro “PAN Hecho en casa con el sabor de siempre”.

La primera diferencia principal que veo entre una y otra es la cantidad de ingredientes; ésta tiene muy poquitos (es “sota, caballo y rey”) y la otra tiene alguno más. Así que, primero he querido hacer una básica para después hacer la otra mijita más elaborada para ser capaz de distinguir los matices (o no… ¿quién sabe?)

La segunda, que tanto Marina como yo hemos añadido un poquito de levadura química para ayudar a que estuvieran bien esponjosos (aunque yo no he notado la diferencia a los que hice con anterioridad sin esa “ayuda”).

Y… como no hay dos sin tres, una de las veces, pinté con huevo la superficie de los bollitos antes de hornear… Eso al gusto.

Así que, sin más líos, la receta.

Para elaborar unos 16 bollitos de 50 gr. cada uno aproximadamente, necesitamos:

  • 250 gramos de leche.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 50 gramos de azúcar.
  • 30 gramos de levadura de panadería.
  • 1/2 cucharadita de levadura.
  • 500 gramos de harina.

Tras haber pesado todos los ingredientes, incorporamos a un bol la harina, mantequilla, azúcar, levadura. Añadimos la leche templada y mezclamos y amasamos. Este primer paso lo hice con la Kitchen Aid, luego yo continué amasando con las manos unos 10/15 minutos hasta que me quedó una bola de masa lisa.

A continuación cortamos porciones de unos 50 gramos de masa a los que le damos forma de bollito. Los colocamos con una separación en una bandeja de horno y los dejamos reposar dentro de él APAGADO una hora aproximadamente. Notaréis como aumentarán su volúmen.

Si vuestra cocina o casa es muy  fría (a mí me pasaba cuando vivía en Ares) un truco para facilitar el levado de las masas era encender 10 minutos a 50º el horno, apagarlo y meter la masa en ese ambiente agradable. Con este empujoncito, ayudaremos a que nuestras masas “se encuentren a gusto” y crezcan.

Precalentamos el horno a 180º y los horneamos unos 15 minutos.

Y… ¡listo! ¡Sólo nos queda disfrutarlos!

Espero que os haya gustado la receta. Como habéis podido comprobar, soy incapaz de seguir una receta al pie de la letra sin modificarla un poco… ¡lo siento, está en mis genes!

Prometo hacer la receta de Xavier Barriga (al pie de la letra) y otra que tengo que tengo pendiente de Pan de leche hecho a partir del prefermento tang-zhong.

Espero que hagáis estos bollitos, no están mal, pero merecen la pena; para desayunar o cenar tienen un tamaño perfecto y admiten cualquier relleno. Los hago por la mañana y por la noche los corto por la mitad y los congelo. Así sólo tengo que descongelarlos ligeramente y luego tostarlos.

No es de las recetas que mejor resultado me ha dado; creo que tengo algo en contra (o ellas lo están contra mí) y no termino de tener buenos resultados, aún así… ¡sigo buscando LA RECETA! (sí, así en mayúsculas).

😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s