El mejor pan de leche del mundo: Pan “Hokkaido”

¡¡Hola!!

Hace poco os hablé de Inés Tsai y su maravilloso blog. Pues bien, os confieso que sólo he hecho una receta, pero la he hecho ¡¡tres veces!! Lo mío empieza a ser un poco enfermizo. Pero os cuento el porqué. Los que me seguís desde hace tiempo, conocéis mi relación amor-odio con el tema bollería y pan. Ultimamente, la relación se está suavizando. He encontrado recetas que… ¡hasta a mí me salen! Así que, tienen que ser bien fáciles.

Este pan de leche “Hokkaido” tiene varios pasos en su elaboración y estuve a punto de desistir sin haber empezado, pero me pudo más la maravillosa apariencia, la necesidad de seguir con mi búsqueda de la receta perfecta de este tipo de pan y la curiosidad de probar una receta con el prefermento tang-zhong.

Rebanadas

Sigue leyendo

Bollitos de leche I

¡Hola a todos! Esta receta se puede incluir tanto como dulce como salada… todo depende del relleno 😉

Así es como iba a empezar la receta, pero… Como no… He hecho de las mías y os lo voy a contar:

Hoy os traigo una receta que creo que a todos nos transporta a la infancia. Hace tiempo que los hice pero por alguna razón no subí la receta así que, prometo no subir una, sino dos recetas de bollitos de leche.

Esta primera receta que os pongo, me la pasó mi amiga Marina (de la que ya os hablé hace tiempo aquí)… viendo un poco la imagen que acompañaba el correo, descubrí que la había visto en el blog “La cocina de Consu“.

Próximamente pondré la que Xavier  Barriga incluye en su libro “PAN Hecho en casa con el sabor de siempre”.

La primera diferencia principal que veo entre una y otra es la cantidad de ingredientes; ésta tiene muy poquitos (es “sota, caballo y rey”) y la otra tiene alguno más. Así que, primero he querido hacer una básica para después hacer la otra mijita más elaborada para ser capaz de distinguir los matices (o no… ¿quién sabe?) Sigue leyendo

Y llegó el día en el que tuve un cronut en mis manos.

Desde que descubrí los cronuts (hablo de ellos aquí) me han rondado la cabeza. Tengo varias recetas guardadas para el día que me animara a hacerlos, pero me daba mucha pereza… ¡muuuuuucha!

Ayer, en una pastelería de Cádiz los encontré bajo el cartelito de “Donut Croissant”. Hace tiempo, un buen amigo que sabe que andaba a la caza y captura de este dulce me chivó donde creía que podía encontrarlos y, efectivamente allí estaban.

Entré de casualidad y, la verdad que no los tienen en un sitio muy destacado. Entré por su mini bollería para llevar a una merienda que surgió a última hora. Sigue leyendo

Ahora sí que sí: ¡¡Bagels!! y… ¡¡Chapitas EntreMagdaleneras!!

Esta es una de las “miles” de recetas que se quedaron esperando a tener medios técnicos para no dejarme el brazo amasando.

No sé si os lo he dicho o si me repito más que el ajo pero, lo reconozco… ¡¡soy muy vaga para amasar a mano!! (aunque sí que lo hago para dar los toques finales). Así que, desde que tengo a mi maravillosa “Mandi” (sí, la KitchenAid está bautizada y todo) no hay nada que se me resista.

Hace un par de semanas hice por primera vez “Semi – Bagels” (me salté un paso) y el resultado fue muy rico (textura más de bollo de miga suave). Y, ayer decidí repetir la receta pero salvando los fallos cometidos la primera vez. Sigue leyendo

La gran perdición: ¡¡DONUTS!!

Llevo meses y meses armándome de valor para hacerlos. En un ataque de valentía compré el cortador. Lo sé, con uno de galletas grande y un tapón de refresco salen iguales, pero ya que se hacía, ¡se hacía bien! Y como a mí no me gustan las “pijotaditas”… pues, en fin…

El fin de semana pasado iba a ser el momento (o eso creía yo) pero, por más que releí la receta no asimilé que la leche que llevaba era en polvo y no “en chorrito”… Así que, tampoco la pude hacer.
El día llegó finalmente el 1 de mayo. Me levanté, me tomé mi cafelito y… ¡¡valor y al toro!! Los que me seguís por Facebook y Twitter sabéis que tengo PÁNICO a las recetas que tienen que levar y esta no tiene que reposar una vez, sino ¡¡DOS!! ¡Agh!
Ya no podía echarme para atrás (cortador, vueltas por Ares para encontrar la leche en polvo…) así que, cogí la receta de La Receta de la Felicidad y me puse manos a la obra.
Usé esta receta porque es la que en miles de blog han empleado de base así que, por algo sería, ¿no creéis? Yo sólo adapté la receta a la cantidad que me interesaba y los ingredientes que disponía. Sigue leyendo